miércoles, 27 de enero de 2016

Como enseñar a tu niño a dibujar ARISTIDES UREÑA RAMOS


Como enseñar a tu niño a dibujar

Por ARISTIDES UREÑA RAMOS

 
 ARISTIDES UREÑA RAMOS en lección con los niños.

     No hay felicidad más placentera, como ver a nuestros hijos aprender a dibujar, filtrando a través de los primeros trazos su realidad fantasiosa e imaginaria en su profunda inocencia.

 Todos los niños no están interesados o atraídos a desnudarse en estas aventuras artísticas y muchas veces son los estímulos equivocados a alejarlos.

 Aquí les expongo algunos simples consejos, frutos de las experiencias de mis laboratorios con los pequeños futuros creativos, para que comportan junto a vuestras proles.    

 1 - La capacidad para dibujar llega a través del constante JUEGO-EJERCICIO, que alcanza desarrollar la habilidad en modo satisfactorio y placentero del niño, a través de la observación de la realidad con la finalidad de reproducirla, por eso seguir al niño en su dibujo no debe transformarse nunca en una actividad coercitiva, ni mucho menos intimidatoria, más bien de un juego EDUCATIVO de realizarse juntos a los adultos.


Muchos niños se sienten contentos solo cuando el dibujo ha sido terminado o completado, sin considerar este juego un verdadero EJERCICIO, por eso pude ser interesante hacer comprender que se está APRENDIENDO A DIBUJAR, exactamente como aprendemos a tocar un instrumento musical y, por ejemplo, se cumplen ejercicios como los juegos de escalas y arpegios que sirven a adquirir una técnica mejor con la finalidad de ejecutar pasajes musicales siempre más complejos.

2-  El niño (tendencialmente) tendrían que aprender a DIBUJAR “DAL VERO” copiando la realidad, sin nunca copiar de otro dibujo presentado como un JUSTO MODELO, porque en esta primera fase del desarrollo, confundiría la interpretación personal de SU REALIDAD INDIVIDUAL, engañado con la interpretación de LA REALIDAD de otro autor y de ajenas soluciones.  El objetivo que buscamos en esta fase devánese en confusas peticiones enredando a la  pequeña criatura.

Tenemos que proteger el potencial creativo del niño, porque se encuentra en crecimiento, puesto que son los justos estímulos y la maestral didáctica infantil a brindarnos la posibilidad de cumplir con su sano desarrollo intelectual.

Naturalmente, la representación del vivo resulta muy difícil, pero lo que nunca tenemos que olvidar es que NO  tenemos que intervenir DIRECTAMENTE SOBRE SUS DIBUJOS, aquí algunas técnicas que ayudan a la compresión de la adquisición espacial y de las proporciones de los objetos porque es este nuestro primer objetivo.

Utilizar el Tacto, es útil contornar, el perfil con los dedos los objetos y hacer contornar al niños con lentos movimientos las siluetas que se ha decidido de copiar, así se adquiere la conciencia representativa de los volúmenes y formas, pasando a la fase de ejecución sin nunca intervenir en la representación que el niño realice, más bien ayudarlo a ser patrón de un proceso. Las correcciones (me repito) nunca se harán sobre el trabajo del niño más bien sobre el objeto que estamos representado, porque se focaliza la atención al proceso visual-interpretativo, solo así el enseñamiento es más efectivo. 

Para estimular al niño a representar objetos o paisajes en modo realísticos a través del agudo instinto de observación, es útil ayudarlos a describir con las palabras el objeto que tienen que dibujar, guiándolos con preguntas como: -“¿Este contorno es recto o curvo? ¿Cuánto es grande la casa respeto al automóvil?” Etc., etc.

 Para los dibujos particularmente elaborados se puede proceder por días con zonas diversas en modo de no oprimir y cansar al niño. Al final, cuando el dibujo será completado, la satisfacción será mayor porque ha crecido junto a la paciencia y las pequeñas perezas superadas con estimuladas tenacidades y férrea voluntades.

 Todos los dibujos de un pequeño niño contienen errores, y es útil saberlos prever y justificar, para que el niño pueda sentirse más satisfechos de lo que funciona y no desilusionado de sus pequeños errores. LA PRACTICA Y EL APRENDIMIENTO SE CUMPLEN CUANDO EXISTEN UNA BUENA DOSIS DE SATISFACION PERSONAL. Porque lo importante es verificar el constante mejoramiento, sin nunca olvidar que no es la PERFECION el objetivo  que estamos buscando.

Para ayudar al niño a mejorar pude ser útil comprender como percibe su propia representación (su imagen, su cuerpo) y esto se logra a través de una conversación verbal. Por ejemplo he encontrado niños que tienen miedo a dibujar figuras grandes y tienden a dibujar las figuras u objetos muy pequeñas, es aquí donde tenemos que incitar a aumentar siempre más las dimensiones de los objetos o figuras en modo de librarlos de sus temores.

El análisis interpretativo de los dibujos del pequeño, viene realizado con mucha calma después de adquirir una buena cantidad de trabajos, estos serán examinados con metodología y seriedad, para seguir el grupo a través de las individualidades.

    La PRACTICA DEL CONTORNAR es aquella que necesitamos ejercitarlos cuando están muy pequeños, el contorno va practicado muy lentamente en modo que cada pequeño elemento pueda ser previsto e incluso. Una frecuente práctica de CONTORNO es un buen modo para disciplinar la mente y desarrollar la capacidad de observación del niño.

Hay que poner mucha atención en los errores, debido a que todos esos errores NO pueden ser considerados malos errores, MUCHAS VECES ALGUNOS ERRORES SON EL FRUTO DE IDEAS CREATIVAS QUE CONFIEREN AL DIBUJO ESPRESIVIDAD Y ESPONTANEDAD…y para saberlos detectar tenemos que estar dotados de una buena base artística y conocer las fases del proceso creativo que más adelante explicare.

(el texto prosigue).